Capital – tendencias beneficiosas y dañinas

 

Capital –  tendencias beneficiosas y dañinas

 

Índice

Banca ética. Financiación de empresas

Crédito personal, no crédito anónimo

Efectos favorables o represivos del capital en los tres ámbitos sociales

El uso del capital

La gestión del capital en una comunidad asociativa

 

La trimembración social apoya la propiedad privada de capital, siempre y cuando, ésta conlleve un servicio para el conjunto del organismo social.

 

Banca ética. Financiación de empresas

En sus ‹Pensamientos guía para la fundación de una empresa› de noviembre de 1920, Rudolf Steiner habló de una «institución con las características de un banco», la célula madre de la banca ética y guía para ‹Der Kommende Tag›:

“Es necesario construir una «institución similar a un banco» cuyas operaciones financieras sean dirigidas tanto a empresas económicas como  espirituales, y cuya misión y actitud sean orientadas en el sentido de la concepción antroposófica del mundo. El banquero, por lo tanto, no tendrá tanto el carácter del prestamista sino el del experto económico, capaz de juzgar el alcance de un proyecto a financiar, y de  organizar los detalles de la financiación en base a su experiencia y sentido para las necesidades reales. Se tratará sobre todo de financiar empresas que puedan dar a la vida económica una sólida base asociativa y configurar la vida espiritual de manera que impulse las capacidades individuales de manera que sean fructíferas para la comunidad.

Será importante apoyar a empresas con perspectiva de rendimiento instantáneo. Estás podrán apoyar a otras que podrán prosperar en un momento posterior, porque la semilla espiritual depuesta en ellas necesita tiempo para crecer y llegar a ser eficaz. Es necesario que los empleados de la institución bancaria tengan una idea de cómo la concepción antroposófica de la vida se traduce al trabajo económicamente fructífera. Para ello es necesario que se establezca una relación estrictamente asociativa entre los gestores del banco y las personas que tengan la inspiración y el espíritu empresarial para promover ideas de negocio y convencer de la conveniencia de un proyecto económico.”

Artículos sobre la trimembración del organismo social y la situación de la época entre 1915 y 1921, Ideas guía para la fundación de una empresa, GA 24.

 

Crédito personal, no crédito anónimo

La organización manejable de la asociación económica facilita que haya una relación de confianza entre el acreedor y el deudor, a cambio de la situación habitual de que un inversor no se molesta a conocer las capacidades y valores éticos de una empresa y sus responsables. Hoy los empleados de una empresa no saben nada de las personas para los que trabajan; y los pequeños inversores desconocen el destino y uso real del dinero que dejan en el banco.

“En la antigua economía natural el individuo dependía del individuo, en una relación directa de ser humano a ser humano. Las personas tenían que trabajar juntas, tenían que llevarse bien. Tenían que llegar a acuerdos sobre ciertas medidas y ciertos proyectos, de lo contrario la vida económica no continuaba. Y en la economía monetaria, quien se convierta en capitalista también dependerá de los que trabajan, pero es un completo desconocido para los que trabajan. En la vieja economía natural, en la que se producían y consumían bienes reales, el consumidor estaba en estrecho contacto con el productor. Hoy en cambio hay una distancia enorme entre el que hace trabajar a su dinero y los que trabajan para que ese dinero rinda intereses. Se están abriendo brechas entre las personas.

Bajo las condiciones de la economía monetaria, ya no hay contacto de ser humano a ser humano. Esto es algo a tener en cuenta sobre todo si queremos entender cómo las masas trabajadoras, ya sean trabajadores espirituales o físicos, tendrán que conocer de cerca los que también hacen posible la actividad económica mediante la inversión de capital. Pero esto sólo puede suceder mediante el principio asociativo, a través de comunidades asociativas con contacto de persona a persona. El principio asociativo es una exigencia de la vida social.”

Rudolf Steiner, El futuro social, segunda conferencia, GA 332a.

 

Efectos favorables o represivos del capital en los tres ámbitos sociales

“Únicamente es posible juzgar, de un modo fecundo, la característica de cómo el capital, dentro de los circuitos del organismo social, produce efectos favorables o represivos, si se llega a comprender de qué manera las facultades individuales humanas, la legislación y las fuerzas de la vida económica generan y hacen uso del capital. “

Los puntos esenciales de la cuestión social, III. El capitalismo y las ideas sociales

Las tres categorías mencionadas del uso del capital se explican como sigue:

  • Facultades individuales humanas: El capital donado a personas que no tienen capital propio para realizar sus ideas o facultades, generará beneficios para toda la sociedad. La comprobación de las facultades individuales de una persona incluye la confianza en un valor económico que se generará en el futuro.
  • Legislación: Hoy, la legislación de la mayoría de los países no pone límites a la economía libre, el mercado libre y capitalismo salvaje. Si unos pocos millonarios tienen más dinero que la mitad de la población del mundo, esto es porque no existe legislación que vincule la propiedad privada a un compromiso social. La discusión sobre el salario mínimo es permanente, sin embargo se da mucho menos espacio a la discusión sobre leyes que determinen un máximo ético de propiedad privada.
  • Las fuerzas de la vida económica El capital generado en una empresa puede, por ejemplo, ser usado para aumentar la propiedad privada o prestar ayuda financiera a empresas asociadas. Los motivos egoístas y tendencias materialistas del capital, como por ejemplo la especulación, no pueden menos de perturbar procesos económicos

 

El uso del capital

La institución bancaria (véase también en este glosario: “Banca ética”) de una asociación económica, o bien la asociación económica que asume la función de un banco, tendrá que tomar decisiones de gestión y uso del capital dentro de la asociación. Para el capital disponible en una empresa o el conjunto de empresas que forman la comunidad asociativa, hay tres opciones de inversión. El capital puede

  • Ser usado para comprar medios de producción necesarios (una vez adquiridos, los medios de producción se convierten en capital no monetario),
  • ser prestado a una empresa que necesita capital y ha demostrado ser merecedora de un crédito por sus capacidades y conocimientos,
  • ser donado a una organización de la vida cultural, en la confianza que la organización (ya sea un instituto de investigación, una institución educativa, o similar; ya sea una organización que pertenece a la asociación local u otra) genere conocimientos espirituales y prácticos que serán de valor para la comunidad.

 

La gestión del capital en una comunidad asociativa

En una comunidad asociativa, algunas de las habituales cuestiones del uso de capital son las siguientes:

  • ¿Quién gestiona el capital? Los beneficios económicos de una comunidad asociativa van en la medida posible destinados a la vida cultural espiritual. Se evalúan las capacidades del individuo. Hay agentes que evalúan las capacidades individuales y las necesidades generales. La decisión sobre el uso del capital está en manos de estos expertos, es decir, en manos de la vida espiritual, no de la vida económica o política.
  • El beneficiario. El que recibe el capital, lo recibe por sus dones espirituales/capacidades que quiere realizar en el mundo.
  • Sucesiones: La vida espiritual independiente asignará un sucesor. Cuando el capital (propiedad privada) debe pasar a sucesión, el criterio decisivo no es el nexo de sangre con un heredero legítimo, sino la relación libre entre el testador y el beneficiario de la sucesión, caracterizado por el reconocimiento de las capacidades del beneficiario de gestionar el capital heredado de la mejor manera posible de generar valores económicos.
  • Donaciones e impuestos. La gestión consciente del capital incluye que la vida cultural-espiritual no reciba donaciones indirectas del Estado, en forma de impuestos recaudados y redistribuidos, por ejemplo a instituciones culturales públicas o semi-estatales. El capital donado debería fluir conscientemente del donador al beneficiario (instituciones auto-administradas de la vida cultural-espiritual). El Estado solo conoce el ciudadano, no el individuo. El criterio del donador sería la capacidad de la persona o institución de administrar y usar el dinero.
  • Devolver a la sociedad lo que sus miembros han creado. El que dona el capital, lo hace en la conciencia de devolver a la sociedad lo que ha revivido de ella. Todo capital ganado es fruto de un trabajo anterior de otros, que por ejemplo han creado las condiciones de producción (infraestructuras, aparatos, procesos industriales). Todo esto fue en gran parte trabajo del espíritu. No hay trabajo sobre la naturaleza (el trabajo transforma la naturaleza/materia prima para producir una mercancía) que no se pueda reducir a la actuación del espíritu sobre el trabajo (invenciones, innovaciones, ideas para optimizar un método de producción). Por eso es tan importante que el capital vuelva a la vida cultural-espiritual, al espíritu más capacitado.

 

Autor: Michael Kranawetvogl