Conservadurismo

La relación entre la trimembración social y el conservadurismo

El conservadurismo se propone el objetivo de preservar una vez por todas las relaciones sociales existentes establecidas. Para la trimembración social y la antroposofía con su concepción evolucionista de la historia, este enfoque es un ataque a la humanidad. El conservadurismo impide una evolución de las condiciones sociales, dirigiendo la vista hacia atrás y ligando los valores a una conciencia anticuada.

El conservadurismo a menudo está aliado con los valores de la Iglesia cristiana, precisamente porque las iglesias denominacionales (las iglesias católica y protestante nacional) son una reliquia de una conciencia del pasado, con la afirmación más o menos latente de realizar un régimen mundial desde la teología. La trimembración social renuncia a todas las formas de la teocracia y cuenta con los impulsos individuales de personas libres.

El conservadurismo, directa o indirectamente, sirve a la élite gobernante para mantener el poder: La preservación de las condiciones vigentes es una lucha defensiva contra una reorganización social, lo que supone una violación del principio de fraternidad. En última instancia, a menudo la lucha defensiva conservadora se lleva con armas nacionalistas o social-imperialistas, promoviendo unos descerebrados valores para distraer de las condiciones sociales reales.

Ninguna forma de nacionalismo es compaginable con la trimembración social: el nacionalismo desprecia los valores fraternales y busca subordinar la libertad individual a la comunidad.

Rasmus Bjerregaard