Organismos humano y social

 

Organismos humano y social – sentido y sinsentido de la comparación

 

Índice

Justificación de la comparación

Analogías injustificadss entre las organizaciones natural y social

Efectos caóticos de la aplicación del pensamiento científico-natural en el pensamiento social

Las ideas del darwinismo social de Woodrow Wilson

Las ideas del darwinismo social de Herbert Spencer

Teorías socio-antropológicas y socio-políticas

 

Para Rudolf Steiner, el entendimiento de la constitución trimembrada o tríadica del ser humano era una de las condiciones clave para el entendimiento de la trimembración del organismo social. La obvia división en cabeza tronco y extremidades (y en las tres sistemas funcionales correspondientes) enseña cómo tres sistemas “independientes” forman una unidad de mutua interdependencia beneficiosa para el organismo total. Una mera comparación analógica reduccionista, orientada en la ciencia natural encierra el peligro de conducir a teorías socio-políticas nacionalistas y populistas.

 

Justificación de la comparación

En 1917, Rudolf Steiner sentó las bases para la trimembración social con su libro “En torno a los Enigmas del Alma”. En el capítulo “Las dependencias físicas y espirituales de la entidad humana” distingue los tres sistemas funcionales del organismo humano (el sistema neurosensorial, el sistema rítmico cardiaco-pulmonar y el sistema metabólico-motor), su relación con la vida anímica (pensar, sentir, querer) y con las facultades espirituales (imaginación, inspiración, intuición).

Dos años más tarde, en su libro  “Los puntos centrales de la cuestión social en las necesidades vitales del presente y del futuro” habla de que es justificado comparar en un sentido adecuado el organismo humano con el organismo social, cuyos tres ámbitos aportan un valor y servicio específico a la sociedad, igual que los tres sistemas funcionales aportan un servicio al organismo humano integral.

 

Analogías injustificadss entre las organizaciones natural y social

“Se puede comparar todo con todo. Por ejemplo uno podría muy bien hacer comparaciones entre un melocotón y un bastón. Hay que ser ingenioso para hacer este tipo de cosas. Las comparaciones no son importantes en absoluto, lo importante es que la comparación sea realista, si es necesario hacerla. Sin poder entrar en detalles aquí, pero si uno realmente quiere comparar lo que pulsa en la vida socio-moral con lo que está presente en la vida orgánica, tal comparación sólo es válida para comparar una sociedad individual con una célula. Y el conjunto de células, como se encuentra en el organismo, sólo se puede comparar con toda la vida en toda la tierra.

Libertad - inmortalidad - vida social. Sobre la relación que existe entre lo anímico-espiritual del hombre y su corporalidad., sexta conferencia, Berna, 30 de noviembre de 1917, GA 72.

 

“Ahora bien, desde que el economista alemán Albert Schäffle (1831-1903) escribió su libro sobre la estructura del organismo social, se ha tratado de establecer analogías entre la organización de un ser natural —digamos, el hombre— y la de la sociedad humana, como tal. Se trató de precisar lo que en el organismo social son la célula, el sistema celular, el tejido, etc. Y hace poco, apareció el libro "Weltmutation" ("Mutación universal") de Merey, donde determinados hechos y leyes naturales se transponen al organismo de la sociedad humana. Pero con todas esas cosas, con semejantes juegos de analogía, no tiene nada que ver lo que aquí exponemos.

Quien crea que las contemplaciones de este libro [Los puntos centrales de la cuestión social] se basan en una fácil analogía, no habrá penetrado en la esencia del asunto. Pues no se trata de la idea de trasponer al organismo social alguna ley o verdad de la ciencia natural, sino algo muy distinto, a saber: que mediante la observación del organismo natural, el pensar humano aprenda a formarse una idea sobre lo que la vida ofrece, y luego, en base a ello, se sepa emplear tal idea para la consideración del organismo social”.

Los puntos centrales de la cuestión social en las necesidades vitales del presente y del futuro

 

Efectos caóticos de la aplicación del pensamiento científico-natural en el pensamiento social

“El pensamiento que en las ciencias naturales puede llevar a un error o juicio unilateral será corregible en el curso del tiempo mediante conceptos o experiencias correctas: Sin embargo, el pensamiento científico natural se volverá perjudicial cuando se considere apto para organizar el trabajo comunitario, el trabajo en la vida moral y social. Bajo estas condiciones, el pensamiento científico natural sólo causará desastres más o menos importantes. … Las ciencias, el conocimiento, la mera teoría se corrigen sin ningún tipo de dolor cuando se ven invadidas por conceptos inadecuados. La realidad se corrige con dolor y catástrofes cuando se ve manipulada por acciones que son el resultado de un  reconocimiento e interpretación inadecuados de esta realidad”.

Libertad - inmortalidad - vida social. Sobre la relación que existe entre lo anímico-espiritual del hombre y su corporalidad., La ciencia de lo supra-natural y las ideas morales-sociales, Basilea, 24 de noviembre de 1917, GA 72

 

Las ideas del darwinismo social de Woodrow Wilson

En dos obras literarias aparentemente significativas, Woodrow Wilson llamó la atención sobre algo que caracterizó toda su disposición intelectual. Dijo en una ocasión: “Mirando la época en la que, por ejemplo, vivió el gran físico Newton, se encontrará que en las teorías del derecho constitucional o en las teorías de las condiciones económicas y financieras existen las mismas formas de pensamiento que éste había desarrollado para las ciencias físicas. De ahí Wilson saca la conclusión de que

"tales teorías ya no sirven para el pensamiento en los campos político, económico y social; hoy es necesario aplicar términos de lo orgánico a todo pensamiento dirigido a la política, la economía mundial etc. Y a partir de ahí empieza a desarrollar una especie de ideas políticas de las que hay que decir que: Así como Wilson crítica a los que en su tiempo dependieron de Newton, así él mismo, como político, como economista, como hombre de ciencias jurídicas, es prosélito incondicional del darwinismo. Como Darwin está de moda, Wilson, el reformador del mundo, piensa de forma darwinista. Sin embargo, yo siempre he sostenido que nos encontramos en un momento en el que ya no podemos permitir que nuestra visión de las condiciones reales de la vida social se vea afectada, en absoluto, por lo que nos llega de las ciencias naturales. Lo que nos llega por parte de las ciencias naturales es un recurso excelente para explorar con exactitud la superficie de las cosas; pero la empresa de formar ideas sobre la acción y convivencia humana, debe sumergirse en profundidades más hondas, en profundidades en absoluto necesarias en la ciencia natural. Y por eso, una forma de pensar como la de Woodrow Wilson puede resultar peligrosa en nuestros tiempos."

GA 335, novena conferencia, 20 de septiembre de 1920

 

 Las ideas del darwinismo social de Herbert Spencer

“Entre los logros y conquistas de las ciencias naturales hubo los más variados intentos, sobre todo en la actualidad, de comprender la vida social con conceptos insuficientes, por muy eficaces que hayan resultado como instrumentos del conocimiento en las ciencias naturales. Sólo hay que recordar al filósofo inglés Herbert Spencer, que quería entender en una concepción abarcante del mundo toda la realidad de la que se compone el entorno del ser humano, incluyendo la organización sociológica de la humanidad. Aplicó los conceptos de la embriología y los de la vida de los gérmenes, a la configuración de la vida social, es decir, la vida ético-social de la humanidad:

El germen del embrión se desarrolla de tal manera que es necesario distinguir en su estado anterior: al ectodermo, a partir del cual se desarrolla el sistema nervioso, al endodermo, a partir del cual se desarrollan otros órganos subordinados, y al mesodermo. A partir de estas tres partes, el embrión humano se desarrolla y crece gradualmente: estos son los tres elementos integrales del germen. Ahora bien, en el desarrollo moral-social, Spencer también distingue tres impulsos. Así como el ectodermo, el mesodermo, el endodermo están presentes en el desarrollo natural, también lo están en el desarrollo social del ser humano. Así como el germen orgánico tiene el ectodermo, así, en el desarrollo humano, todo lo que es fuerte en el sentido político, pero principalmente en el sentido militar, se desarrolla a partir del ectodermo social; la clase pacífica de trabajadores y agricultores se desarrolla a partir del endodermo; y la clase mercantil a partir del mesodermo.

He ahí un paralelismo entre los estratos de la vida socio-moral y los estratos del germen orgánico. Por supuesto, esta concepción del gran filósofo inglés Herbert Spencer se fundamenta en el hecho de que, debido a que el sistema nervioso se desarrolla a partir del ectodermo, lo que corresponde a este último en la vida socio-moral también debe desarrollarse a partir de lo más valioso en el Estado o en la sociedad humana.

Por lo tanto, la concepción Spenceriana del mundo está orientada a evidenciar que lo más valioso del Estado es el militarismo. En la clase marcial es en donde ve la fuerza de organizar la vida política como elemento superior de la sociedad. Del mismo modo que la vida del sistema nervioso se forma a partir del ectodermo, así también la política, la fuerza de gobierno y liderazgo, debe evolucionar a partir del ámbito castrense.”

Libertad - inmortalidad - vida social. Sobre la relación que existe entre lo anímico-espiritual del hombre y su corporalidad., sexta conferencia, Berna, 30 de noviembre de 1917, GA 72.

 

Teorías socio-antropológicas y socio-políticas

Las teorías de Darwin de lucha por la vida siempre han servido de inspiración y justificación para los que las interpretaron en el sentido del triunfo de los más fuertes sobre los elementos menos valiosos de la sociedad, pero también de inspiración y justificación de ideas nacionalistas.

“Las civilizaciones, sociedades e instituciones compiten entre sí para sobrevivir, y sólo resultan vencedores aquellos que son biológicamente más eficaces”.

Julian Huxley, mentor de Darwin, en «Ensayo de un biólogo»

 

“Como es fácil, a pesar de estas limitaciones, lograr mediante la cuidadosa selección una raza permanente de perros o caballos dotada de especiales facultades para correr o hacer cualquier otra cosa, de la misma forma sería bastante factible producir una raza de hombres altamente dotada mediante matrimonios sensatos durante varias generaciones consecutivas”.

Herbert Spencer, filósofo inglés contemporáneo de Darwin

 

Autor: Michael Kranawetvogl