Banca Ética

Banca Ética

La Banca Ética, también conocida como banca social, se rige por el principio de la financiación de proyectos con impacto cultural, social y medioambiental positivos, la no participación en actividades especulativas, y la transparencia de todos los proyectos financiados.

El objetivo ético general es que los clientes y responsables de la banca desarrollen una conciencia común de la relación ahorro-crédito. En algunas bancas éticas, los ahorradores, como legítimos dueños de un capital generado por el propio trabajo, también tienen la posibilidad de codecidir sobre los proyectos y empresas a los que el banco concede un crédito.

 

Una institución similar a un banco

En sus ‹Pensamientos guía para la fundación de una empresa› de noviembre de 1920, Rudolf Steiner habló de una «institución con las características de un banco», la célula madre de la banca ética y guía para ‹Der Kommende Tag›:

“Es necesario construir una «institución similar a un banco» cuyas operaciones financieras sean dirigidas tanto a empresas económicas como  espirituales, y cuya misión y actitud sean orientadas en el sentido de la concepción antroposófica del mundo. El banquero, por lo tanto, no tendrá tanto el carácter del prestamista sino el del experto económico, capaz de juzgar el alcance de un proyecto a financiar, y de  organizar los detalles de la financiación en base a su experiencia y sentido para las necesidades reales. Se tratará sobre todo de financiar empresas que puedan dar a la vida económica una sólida base asociativa y configurar la vida espiritual de manera que impulse las capacidades individuales de manera que sean fructíferas para la comunidad.

Será importante apoyar a empresas con perspectiva de rendimiento instantáneo. Éstas podrán apoyar a otras que podrán prosperar en un momento posterior, porque la semilla espiritual puesta en ellas necesita tiempo para crecer y llegar a ser eficaz. Es necesario que los colaboradores de la institución bancaria tengan una idea de cómo la concepción antroposófica de la vida se traduce al trabajo económicamente fructífero. Para ello es necesario que se establezca una relación estrictamente asociativa entre los gestores del banco y las personas que tengan la inspiración y el espíritu empresarial para promover ideas de negocio y convencer de la conveniencia de un proyecto económico.”

Artículos sobre la trimembración del organismo social y la situación de la época entre 1915 y 1921, Ideas guía para la fundación de una empresa, GA 24.

 

La “Der Kommende Tag”, Empresa comercial asociativa

El 23 de marzo de 1920, se fundó la sociedad anónima ‹Der Kommende Tag - Sociedad para Promover los Valores Económicos y Espirituales›, como empresa comercial asociativa e “institución similar a un banco” en el sentido del organismo social trimembrado.

La idea fue que se agregasen más empresas de todos los sectores económicos, incluyendo actividades agrícolas. Siguiendo el ideal social de la fraternidad, los excedentes iban a destinarse a instituciones de la vida cultural-espiritual, en primera línea la recién fundada escuela Waldorf de Stuttgart, ya que no era sostenible confiar unilateralmente en las donaciones del co-fundador Emil Molt.

Pocos días antes de la fundación de ‹Der Kommende Tag›, Rudolf Steiner explicó en más detalle la necesaria financiación de valores en el ámbito cultural-espiritual. «Nuestra intención es que lo económico dé sostén a lo espiritual. Sin embargo, para el gesto de querer sostener, debe haber algo a sostener.» Con ello, Steiner se refirió, entre otras cosas, al nuevo arte de la euritmia, que requería un esfuerzo financiero adicional. El impulso cultural de la euritmia, dijo Steiner, no solo se podía entender como particular elemento artístico de la enseñanza Waldorf; también necesitaba un hogar propio, representativo de la antroposofía: un ‹Eurythmeum›. El ‹Eurythmeum› de Stuttgart se pudo inaugurar cuatro años más tarde.

“Nuestros pensamientos no tienen la función de elevarnos a alturas abstractas que nos producen sensaciones placenteras, sino más bien la de entender y poner en movimiento las condiciones concretas de la vida. Y nuestro dinero también es algo que debemos poner en la vida económica real. Nuestra tarea es establecer ramas de producción, y no estar sentados en un banco realizando negocios financieros, porque los negocios financieros, especulativos, han producido el mayor daño en nuestra vida económica a finales del siglo XIX y a principios del XX. La asociación “Der Kommende Tag” se inspira en una idea práctica. Y hasta que no haya comprensión de que aquí se trata de pensar las ideas de una manera muy práctica hasta el último detalle, tampoco se entenderá la Unión para Trimembración del Organismo Social.”

Rudolf Steiner, Ideas sociales - Realidad Social - Práctica social, coloquio en Stuttgart, 9 de junio de 1920, “La propagación de la idea de la trimembración social”, GA 337a.