Capital, trabajo, mercancía

Capital, trabajo, mercancía – factores de producción

 

Índice

Tres factores principales de la vida socio-económica

Intromisión de trabajo y el capital en el proceso económico

Interferencias del capital en el proceso económico

Interferencia del trabajo en el proceso económico

Conclusión

Imaginación, inspiración, intuición - mercancías, trabajo, capital

 

 

Además de la trimembración social funcional, que abarca los tres ámbitos sociales (económico, jurídico-político y cultural-espiritual), existe la trimembración de las fuerzas de producción, compuesta de los factores de capital, trabajo y mercancía, tal como Rudolf Steiner los describe en “Los puntos centrales de la cuestión social” y el Curso de Economía Política.

 

“Me gustaría hablarles de tres conceptos. Tres conceptos que, entendidos en su pleno alcance, son de ayuda esencial para comprender la vida social externa. Digo expresamente: la vida social externa, porque son conceptos tomadas de la colaboración y coactuación externa de las personas. Estos tres conceptos son capital, trabajo, mercancía.”

La cuestión pedagógica como cuestión social, tercera conferencia, Dornach, 11 de agosto de 1919

 

Tres factores principales de la vida socio-económica

“Uno de los problemas fundamentales que a través de la crítica de nuestra época se presentan, consiste en la pregunta: ¿Qué debe hacerse para terminar con la opresión del proletariado por el capitalismo privado? El que posee o administra el capital está en condiciones de utilizar el trabajo de otras personas al servicio de lo que él va a producir. Ahora bien, en la relación social que se establece por la cooperación del capital y el trabajo humano, hay que distinguir entre tres factores:

  • primero, la actividad empresarial que debe de basarse en las capacidades individuales de una persona o de un grupo de personas [con la consecuencia de que el capital tendrá uso adecuado y efecto saludable en el sociedad, siempre y cuando va dirigido a las personas que merecen plena confianza en sus capacidades individuales, con las que harán buen uso del capital recibido, ya sea en forma de préstamo o donación. La persona que recibe el capital podrá con él hacer efectivo su espíritu, hacer efectivas y reales sus ideas, innovaciones, invenciones, ….]
  • segundo, la relación humana entre el empresario y el trabajador que debe de basarse en el derecho; [es decir, dando el valor al trabajo del trabajador/empleado por medio de contratos para los que no serán decisivos las reivindicaciones sindicales sino contratos de condiciones individuales entre el empresario y el trabajador, determinando también una forma individual de tratar la cuestión de la recompensa para el trabajo realizado ]
  • tercero, la producción de cosas que a través de los procesos de la vida económica adquieren un valor de mercancía.”

Rudolf Steiner, Los puntos esenciales de la cuestión social, III. El capitalismo y las ideas sociales (Capital y trabajo humano)

 

Intromisión de trabajo y el capital en el proceso económico

Cuando el trabajo y el capital son aislados del proceso económico, este último puede centrarse exclusivamente en los factores principales económico, que determinan el precio de las mercancías. Estos factores son la producción y productividad, la distribución de las mercancías y las necesidades de consuno,

En el proceso económico con sus condiciones básicas de compra y venta, y de producción y necesidad, se trata de establecer el precio correcto. En el marco este proceso, las acciones del capital (por ejemplo la compra de terrenos con el objetivo de especulación) siempre suponen una interferencia y consecuencias. Las cuestiones de salario y remuneración del trabajo por su parte también repercuten en la formación de los precios.

(Véase también en este glosario: Asociación económica –   precio, sueldo, capital)

 

Es la tarea del ámbito jurídico-político es proteger los procesos económicos de la invasión del capital, pero paralelamente protegerá al ámbito económico de la intromisión jurídica. Tal “intromisión” se puede producir cuando las leyes van exceden su función de proteger el trabajo humano, y garantizar el cumplimiento de los contratos laborales. Estos últimos serán contratos individuales en los que por ejemplo se pueden estipular las condiciones de participación en las ganancias obtenidas por el producto o servicio conjuntamente producidos en una empresa. Una intromisión se da cuando las leyes estatales o decisiones sindicales implantan un salario fijo para todos los empleados de una determinada industria.

(Véase también en este glosario:  Asociación económica –  célula  madre de la economía)

 

Interferencias del capital en el proceso económico

Para aislar el capital del ámbito económico, el capital necesita su propio ámbito de actuación en el ámbito cultural-espiritual; en él es en donde, como prevé un orden orientado en la trimembración social, los expertos profesionales (no los especuladores de viviendas, tierra o productos) deciden sobre el sentido o la finalidad del uso del capital, normalmente en forma de créditos o donaciones.

Mientras la influencia del capital en la economía no esté regulada por un marco jurídico (en las cuestiones de la propiedad privada, el derecho de sucesiones y los derechos de propiedad intelectual), la actuación del capital tendrá efectos dañinos en la economía. En un sentido más estricto, en el ámbito laboral, el capital también ocasiona daños cuando genera una dependencia de poder, por ejemplo con la dependencia de un salario mensual, o cuando el suelo como medio de producción es la propiedad exclusiva de una persona.

 

Interferencia del trabajo en el proceso económico

Un ejemplo concreto de la interferencia del poder del capital en el proceso central económico es el siguiente:

“En la vida económica el terreno mismo no representa una mercancía, sino que aparece dentro del organismo social por el derecho de utilizarlo que posee el hombre. Este derecho es algo esencialmente distinto de la relación que existe entre el hombre que produce una mercancía y ésta; relación que por su esencia no puede extenderse sobre la otra, muy distinta, que se establece por el hecho de que alguien tenga el derecho exclusivo de utilizar un terreno. Otras personas quienes, como empleados (del propietario), tengan que trabajar para ganarse la vida, o bien —como locatario— tengan que vivir en este lugar, quedarán, ante el propietario del terreno, en situación de dependencia, la que no existe al intercambiarse mercancías que se producen, o consumen.”·

Rudolf Steiner, Los puntos centrales de la cuestión social, Prólogo, GA 23.

 

Un ejemplo de la interferencia de la gestión del trabajo en el proceso central económico es el siguiente:

“Hoy, el salario sigue estando un elemento en el proceso económico, y el trabajador no tiene una relación libre y en condiciones iguales con su jefe o director; hoy, el trabajador se ve forzado a una lucha constante por un aumento de su salario; por otro lado, se da una situación en la que al tapar un agujero se abre otro: Los salarios suben, y con ellos suben los precios de los alimentos, etc. Esto sólo puede suceder en un proceso económico contaminado por el capital y las condiciones salariales.”

Libertad de pensamiento y fuerzas sociales. “El  triple aspecto de la cuestión social, Ulm, 26 de mayo de 1919, GA 333

 

Conclusión

“Cuando el trabajo y el capital sean aislados del proceso económico, es decir cuando el capital sea devuelto al conjunto de la sociedad y la fuerza laboral sea devuelto al derecho del ser humano libre, entonces en el proceso económico podrá centrarse exclusivamente en el consumo de mercancías, la circulación de mercancías y la producción de mercancías, es decir el proceso económico se reducirá a su esencia: los valores de las mercancías.

Y entonces, en el proceso económico que entonces será un miembro autónomo del organismo social sano, … surgirán las asociaciones integradas por consumidores y productores. Entonces se producirá de modo asociativo lo que hoy se produce bajo las condiciones de las fuerzas ciegas del mercado. Hoy lo decisivo en el mercado es algo nada alcanzable al pensamiento y juicio humano: las fuerzas de oferta y demanda. En el futuro serán las asociaciones quienes deciden sobre cómo los precios y el valor de las mercancías se formen en el mercado. Sólo entonces cada persona producirá lo justo, en el sentido de que pueda vender el producto producido a un precio equiparable al valor de las mercancías que necesita adquirir para cubrir sus necesidades, hasta que haya producido de nuevo una mercancía igual.”

Libertad de pensamiento y fuerzas sociales. El triple aspecto de la cuestión social, Ulm, 26 de mayo de 1919, GA 333

 

En la cita anterior, obviamente el objetivo de que “el capital sea devuelto al conjunto de la sociedad” no se puede interpretar en el sentido comunista de repartir el capital del capitalista “malo” entre el resto de la población. La propiedad de capital abarca la responsabilidad de llevarlo a inversiones y usos beneficiosos para todos.

Que el trabajo “sea devuelto al derecho del ser humano libre”, como Rudolf Steiner dice en la cita anterior, se refiere a la condición del trabajador en los tiempos del alma consciente y el ideal de que debería “colocarse en la punta de la propia individualidad” (Rudolf Steiner, GA 188, décima conferencia), quiere decir, la posibilidad de saber dar valor a su trabajo, independiente de un sueldo recibido y demandado por el sindicato laboral.

 

Autor: Michael Kranawetvogl