Ideas antisociales

Ideas antisociales

 

Índice

Partir del ser humano individual, no de ideas

Ideas tiranas

Hegemonía de ideas abstractas

 

Partir del ser humano individual, no de ideas

“Por muchos programas sociales que se quiera idear, por más ideales que sean las condiciones sociales que se quieran crear, todo esto será infructuoso si no se fundamenta en el conocimiento más íntimo del ser humano.”

Rudolf Steiner, La exigencia social fundamental de nuestra época, cuarta conferencia, Dornach, 6 de diciembre de 1918, GA 186

 

El hecho de que un grupo de personas se reúna para producir ideas con la intención de que sus ideas luego tendrán que ser puestas en práctica (por ejemplo por alguna autoridad, un grupo de expertos, una élite, el Estado o una cumbre mundial), es en sí un acto antisocial.

“Estamos habituados a pensar: el Estado debe regular el mercado financiero, el Estado debe asegurar nuestros puestos de trabajo, el Estado debe pagar nuestra renta, el Estado debe mejorar nuestra educación. Este modo de pensar ha hecho que todo haya ido de mal en peor en peor.

Pues esta actitud es en sí misma un elemento antisocial. Partir de ideas, vincular las ideas con lo político-jurídico, es decir, ejercer poder en el nombre de las ideas, significa traer lo antisocial al mundo. La trimembración social es justo lo contrario de esto. La trimembración social significa no partir de las ideas sino del ser humano individual.

...

En la trimembración social se parte de que no es necesario ni sano tener ideas para los demás. ¿Qué pasaría, por ejemplo, en el momento en que dejemos de llevar catálogos de medicamentos, de definir lo que es la medicina y la terapia, de definir qué es un médico? ¿Qué pasaría si dejásemos de tener un Ministerio de Sanidad, si nadie necesita un certificado para ser médico, y nadie puede dar tal certificado porque no está escrito en ninguna parte lo que es un médico? ¿Qué quedaría entonces?

Consecuentemente, lo que define lo que es un médico ya no será una idea, un método o una ley. Entonces solo será el paciente el que decide lo que es la salud. El paciente acudirá al médico que sabe curar. Es decir, el dinero que hoy pagamos por el seguro médico, para que éste defina lo que es un médico y lo que es la salud, queda en el bolsillo de los pacientes y solo va a los médicos con fama de saber curar. Con la consecuencia de que el médico pueda ejercer su profesión libremente y los pacientes puedan acudir al médico de su elección y confianza.

 Lorenzo Ravagli, Anthroblog,  31 de mayo de 2020, https://anthroblog.anthroweb.info/2020

 

Ideas tiranas

“Más que en ninguna otra parte de la vida moral debe prevalecer el principio de vivir y deja vivir”.

Una élite de personas eruditas está trabajando hoy en día para remodelar nuestra visión de la vida, tanto en términos de ciencia como de religión y arte. Los resultados de sus ideas serán determinantes para nuestras acciones.

El conocimiento, la verdad y las concepciones artísticas también pueden ser un asunto de ideas compartidas. El resultado entonces será una ética común en muchos aspectos. Si cada uno aporta abiertamente lo que sabe, si pone el resultado de su labor y esfuerzo a la disposición de todos; es decir si se desarrolla en todos los sentidos, tendrá más valor para el conjunto que alguien que comunica al conjunto cómo debe comportarse.”

Rudolf Steiner, Recopilación ensayos sobre historia de la cultura y de la época, Una «Sociedad para la cultura ética» en Alemania, GA 031

 

Hegemonía de ideas abstractas

“Los programas de Woodrow Wilson hablan del ser humano en abstracto. Pero este ser humano general, este ser humano abstracto no existe. Sólo existe el ser humano individual. El que nos interesa como ser humano integral, no como ser humano pensado. Todo wilsonear, todo bosquejo de ideas abstractas sobre el ser humano, solo conducirá a erradicar lo que deberíamos desarrollar en el encuentro de ser humano a ser humano.

Lo esencial e importante es que el establecer un nuevo orden social incluya la libertad absoluta del pensamiento, y que excluya cualquier tipo de esclavitud de pensamiento, ya sea promovida por ciertas sociedades de habla inglesa que ya caractericé suficientemente, o por el catolicismo romano.”

Rudolf Steiner, La exigencia social fundamental de nuestra época, cuarta conferencia, Dornach, 6 de diciembre de 1918, GA 186

 

Véase también en este glosario:

Salud y cuestión social

Libertad y salud - Consentimiento informado

 

Autor: Michael Kranawetvogl