Trimembración - Trialectica, dialéctica, polémica

Trialéctica, Dialéctica, Polémica

 

Índice

Dualidad y trinidad

Percibir las estructuras trinarías en el mundo y en el ser humano

¿Una sociedad bimembrada?

Vida económica. Lo espiritual en lo material

El pensamiento moderno dialéctico

La guerra como “disfraz” de la oposición global al capitalismo

Guerra u oposiciones polares en la trimembración social

 

Dualidad y trinidad

"Ocultarle el hecho de que el sano entendimiento del mundo consiste en la comprensión correcta del número tres, y hacerle creer que de alguna manera la estructura del mundo está condicionada por un número dos, significa apartar y expulsar al ser humano de su posición de equilibrio."

Rudolf Steiner, La Misión de Micael, primera conferencia, 21 de noviembre de 1919, GA 194.

 

Percibir las estructuras trinarías en el mundo y en el ser humano

Los tiempos de finales de guerra y de posguerra (de 1917 a 1919) dieron a Rudolf Steiner una amplia oportunidad de recalcar el aspecto letal del pensamiento intelectual abstracto (véase por ejemplo el ciclo “Bases histórico-evolutivas para la formación de un juicio social”, 1918) y de la necesidad de la renovación del pensamiento mediante el pensamiento vivo antroposófico (por ejemplo en “En torno a los Enigmas del Alma”, 1917).

Hoy seguimos teniendo suficientes ocasiones de comprobar que las tendencias del pensamiento abstracto y dialéctico generan enfrentamiento y división. Los referéndum en los que el pueblo puede votar sí o no acerca de una cuestión, siempre conduce a la trampa de saltarse la propia conciencia y sacrificar la libertad de reflexión, que deja todo abierto y solo forma un juicio final en dependencia de la situación concreta, barajando por ejemplo las condiciones de un sí o el coste de pronunciarse con un “No”. El “Sí o No” puede dividir pueblos enteros o a todo el mundo.

Toda la antroposofía, no solo la ciencia social antroposófica, investiga y estudia la estructuras trinarías en el mundo, ya sea en la configuración geográfica del globo, la historia y la evolución de la humanidad, en la constitución del ser humano, etc. Los dos elementos opuestos y aparentemente excluyentes siempre se complementan, coordinan y armonizan gracias a un tercer elemento.

La antroposofía enseña el valor del corazón cómo tercer elemento constitutivo del ser humano, en su ubicación central entre la cabeza (pensamiento, conciencia) y los miembros (acción, movimiento, voluntad). En la sociedad, el corazón reside en donde los seres humanos se perciben, entienden, hacen contratos, consensos, convenios, etc. Este es el ámbito del derecho. Es el espacio que ocupa el lugar central y equilibrador entre el ámbito de los valores morales de la sociedad y las actividades económicas realizadas en ella. Antes hemos identificado el ámbito jurídico-político como tercer ámbito del organismo social, como elemento central entre los dos opuestos: el ámbito cultural-espiritual y el ámbito económico.

A esta tercera fuerza, la del ámbito político-jurídico, o del Estado, no le incumbe otra función que la de servir a los otros dos, cuidando el orden y la justicia en ellos. El Estado se ocupará de ello con sus jueces que interpretan la ley, protegiendo cualquier tipo de contrato o convenio firmado en los otros dos ámbitos, los del ámbito cultural-espiritual y del ámbito económico.

El Estado cumplirá esta tarea con la función de proteger a los ciudadanos (con sus jueces a nivel judicativo y con su policía a nivel ejecutivo), con una actitud de servir, no de dirigir y ejercer poder fuera de lo jurídico. Sin necesidad de darse una imagen autoritaria y funciones primariamente vigilantes, controladores y castigadores.

Rudolf Steiner explica la función del ámbito político-jurídico como el corazón de la sociedad como sigue:

“El derecho presupone la existencia de un organismo a través del cual haya movimiento vivo y por lo tanto circulación, lo mismo que para que el corazón pueda funcionar  deben existir antes otros órganos. La institución jurídica es, por así decirlo, el corazón del organismo social, y parte de la premisa de que deben existir otras fuerzas que posibiliten su propia acción".

Ciencias especializadas y Antroposofía, GA 73a, preguntas y respuestas, 6 de abril de 1920

 

El corazón junto con los pulmones, como órganos integrantes del sistema rítmico, establece en cada momento un equilibrio sano entre la cabeza y los miembros,  entre el pensar y la voluntad. En el organismo social, el Estado cumpliría una tarea mediadora análoga, respondiendo a las necesidades de los demás miembros del organismo social. Con las cualidades características del corazón-pulmón, recibiría los impulsos procedentes del ámbito cultural-espiritual y del económico, y actuará en dirección a ellos.

 

¿Una sociedad bimembrada?

Los grandes analistas del Estado de la nación o de la situación global, se expanden en numerosos datos y detalles económicos y políticos. Normalmente dejan fuera de consideración el tercer factor no menos decisivo, el estado moral, espiritual y cultural de una nación o de la sociedad global. La construcción de un organismo social bimembrado no es alternativa ni prerrequisito para la trimembración social.

“El peor error sería pensar que la bimembración social separación llevaría a algún lado. Algunas personas hoy en día hablan de lo necesario que sería desarrollar una vida económica y una vida política autónomas. Esto no llevaría a otra cosa que a que estos dos, el Estado económico y el político, se sabotearan mutuamente, porque el elemento inquieto del espíritu, que sólo puede desarrollarse como tercer miembro independientemente, debería buscarse la vida en estos dos.  …

Por lo tanto, es importante observar realmente esta estructura tríadica y no creer que tiene sentido hacer un ”pago anticipado” en forma de la bimembración. Lo que importa es la trimembración del organismo social".

Rudolf Steiner, La muerte como transformación de la vida, octava conferencia; GA 182

 

Vida económica. Lo espiritual en lo material

La antroposofía es más materialista que el materialismo porque investiga los vestigios y signos del espíritu en la naturaleza y en el mundo. Goethe pretendió entender cómo el espíritu organiza el mundo material estudió y caracterizó las leyes universales (o espirituales) de las plantas en forma de la planta “primordial“ o arquetípica, sentando los bases para una ciencia natural antroposófica. La ciencia social antroposófica se dedica al tema del dinero y del capital de una forma “materialista” difícil de aguantar para los puristas de la ciencia espiritual.

La antroposofía encuentra en el sistema funcional más material del ser humano en el sistema metabólico-motor, su parte más espiritual, lleno de sabiduría y espíritu, aunque tiene que quedar fuera del conocimiento consciente del ser humano (véase “En torno a los Enigmas del Alma, Las dependencias físicas y espirituales de la entidad humana”). En el mismo sentido, la ciencia social antroposófica investiga en el ámbito económico los aspectos espirituales del capital, del precio de las mercancías, etc. y encuentra el mismo fenómeno: que la vida económica permite una visión mucho menos clara de los procesos que la vida jurídica o cultural; sin embargo el trabajo práctico y cognitivo de los procesos económicos va dirigido a leyes “espirituales” mucho más profundas, que precisamente por ello solo pueden ser entendidas con una conciencia “onírica” (véase “El aspecto interno del enigma social”, GA 193, tercera conferencia)

“Para nosotros la vida espiritual es algo mucho más extenso que para las personas de mentalidad materialista. Estamos comprometidos con pensar la vida espiritual de una manera mucho más material que los materialistas, en lo que se refiere a la vida espiritual física. …

La vida espiritual sólo puede ser comprendida bajo la premisa de que toda la vida material esté realmente impregnada de lo espiritual, de modo que para nosotros lo meramente material no existe en absoluto, sino que siempre lo que se revela a través de lo material tiene también, e insisto en la palabra “también”, una esencia espiritual.

Tratamiento científico-espiritual de las cuestiones social y pedagógica, segunda conferencia, GA 192

 

El pensamiento moderno dialéctico

Algunos ejemplos de las tendencias del pensamiento moderno filosófico y social dialéctico serían:

  • La imagen que en la conciencia general se ha formado del ser humano como ser compuesto de dos miembros constitutivos en mutua oposicion. Esta filosofía encontró su expresión en el pensamiento dualista de Kant, en la dicotomía entre cuerpo y mente: el ser humano bien sigue los motivos nobles de la razón o bien a sus motivos e instintos bajos. Este dualismo fue acogido por Friedrich Schiller en sus escritos sobre arte y estética, introduciendo el sentido estético como tercer elemento que educa al ser humano a mantener un equilibrio dinámico entre sus impulsos morales (o moralistas) y físicas (o materialistas).
  • La concepción del ser humano como constituido por cuerpo y alma, establecida en el Octavo Concilio Ecuménico de Constantinopla en el año 869, anulando la antigua trimembración del ser humano en cuerpo, alma y espíritu.
  • La lucha del proletariado contra el enemigo capitalista acorde a la ideología marxista. El hecho de que una ciencia social se vertebra en la imagen hostil, la del ogro capitalista, indica una contradicción interior.

 

La guerra como “disfraz” de la oposición global al capitalismo

En los “tiempos de la trimembración social”, los grandes sucesos dramáticos de la historia, Rudolf Steiner resaltó que la lucha internacional de las clases y la Primera Guerra Mundial, tenían un denominador común, el imperialismo ganador.

El conflicto/contraste externo entre el proletariado y la burguesía es una “máscara” para lo que está sucediendo a nivel global en el marco de la pretensión de gobernanza global de Gran Bretaña y Estados Unidos.

“Así que esto es lo que realmente fue la raíz de la guerra: algo que se enmascaraba en la llamada oposición de las potencias centrales y la Entente. Esto se ha estado desarrollando durante décadas. Tenía que manifestarse de alguna manera y seguirá manifestándose. Cada vez más, la lucha se disfrazará de una forma u otra para expresar el contraste que se ha formado en el mundo de las iniciativas industriales empresariales y el proletariado de millones de obreros.   …

Vivimos en la época del alma consciente. En el alma consciente actúa sobre todo lo que se une en la Comunidad de las naciones de habla inglesa. Cómo desarrollé extensamente en otra ocasión anterior; esta es un fuerte signo de los tiempos contemporáneos. Y en este signo se viste como espíritu emprendedor e imperialismo. Se convierte en hegemonía mundial con respecto al mundo material externo. ...

Esa es la verdadera fuerza motriz de la historia detrás de los escenarios de la historia, todo lo demás son cosas externas que se pueden comentar. La estrategia de la hegemonía mundial, de una hegemonía materialista y material, es lo que por un lado se promueve y por otro se expresa en la forma de rebelión contra ella. Esto es lo que está sucediendo realmente. Todo lo demás son disfraces.

Rudolf Steiner, Bases histórico-evolutivas para la formación de un juicio social, quinta conferencia, GA 185.

 

Guerra o oposiciones polares en la trimembración social

“Los ingleses no eran capaces de ofrecer ciertos productos con precios tan bajos como fue el caso en Alemania, por lo que surgió el gran antagonismo de la competencia; porque la marca “Made in Germany” era una cuestión de competencia. Y luego, cuando la guerra terminó, pudo surgir la pregunta: Ahora, después de la matanza, en lugar de buscar una solución para los opuestos, contrastes y conflictos, ¿qué tipo de solución puede haber? Yo, de mi parte, quería creer que ante todo habría que encontrar a personas capaces de comprender que los opuestos y contrastes debían buscarse en otro campo distinto; pues toda la vida se desarrolla sobre la base de opuestos que se relacionan entre ellos. Por eso fue justificado que en 1919 se dijese: hay que señalar los contrastes a los que realmente tiende el desarrollo histórico mundial, los contrastes de lo económico, lo jurídico-político y lo espiritual-cultural, es decir los contrastes de la trimembración.”

Curso de Economía Política, primera conferencia, GA 340

Lo que Steiner propone con estas palabras es una lucha que no tiene que ser realizada en lo material, en los campos de combate, una lucha del conocimiento por entender el origen de confrontaciones y oposiciones, incluyendo por ejemplo las tendencias de las almas de pueblo de relacionarse preferentemente con uno de los tres ámbitos sociales.

El punto de vista general trimembrado que va en esta dirección (más allá del aspecto subordinado de la trimembración social) es un instrumento para  ordenar las ideas en armonía, entendiendo que las oposiciones y unilateralidades son una parte integral necesaria del mundo y del ser humano. El mensaje de Steiner es que la perspectiva trimembrada, como actitud de no buscar la confrontación con otros, o bien la sensación de superioridad a otros, también tiene consecuencias para el mundo. La guerra y polémica empieza en la cabeza; la dialéctica construye una armonía intelectual en el síntesis de dos aspectos opuestos (tesis y antítesis); el “pensamiento trimembrado” se origina de, y conduce a, una actitud de paz.